4º eso: T. 8.1. La verdad y la auténtica autoridad

■La unión de la fe y la ciencia de Albert Einstein

einstein

❚ «La auténtica religiosidad es saber de esa existencia impenetrable para nosotros (…). En ese sentido, y solo en este, pertenezco a los seres humanos profundamente religiosos. (…). »En la base de todo buen trabajo científico existe un sentimiento religioso. (…). »Mi idea de Dios se halla constituida por un sentimiento profundo que se vincula con el convencimiento de que una razón se manifiesta en la naturaleza» (Albert Einstein: El mundo como yo lo veo. Brontes, Barcelona, 2011, págs. 15 y 156).

❚ «Difícilmente encontraréis entre los talentos científicos más profundos uno solo que carezca de un sentimiento religioso propio. (…) La ciencia sin religión está coja, la religión sin ciencia, ciega» (Albert Einstein: Mis ideas y opiniones. Bon Ton, Barcelona, 2000, págs. 35 y 40).

❚ «La generalizada opinión, según la cual yo sería un ateo, se funda en un gran error. Quien lo deduce de mis teorías científicas, no las ha comprendido. No solo me ha interpretado mal, sino que me hace un mal servicio si él divulga informaciones erróneas a propósito de mi actitud para con la religión. Yo creo en un Dios personal y puedo decir, con plena conciencia, que en mi vida, jamás me he suscrito a una concepción atea» (http://www.buzoncatolico.es/vidadefe/paralosincredulos/einstein-y-dios.html).

1 a) ¿Qué te gusta más de Albert Einstein?
¿Qué relación existe para él entre la fe y la ciencia?
b) ¿Por qué es un ejemplo de autoridad personal, científica y moral?

2.2 La autoridad de Jesús de Nazaret

Durante su vida pública, Jesús aparece como una persona con una gran autoridad humana, moral y religiosa. Predicaba con autoridad (Mt 7, 29). Tenía poder para perdonar los pecados (Mt 9, 1-7); curar las enfermedades (Mt 8, 1-17); realizar milagros, como dominar la naturaleza (Mc 4, 35-41), expulsar demonios (Mt 12, 28)…
Por ello, los judíos le preguntaban: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?» (Mt 21, 23).
Jesús, siendo Maestro y Señor, no utilizó su poder para su egoísmo, como hacían los poderosos, sino para servir a los demás (Lc 22, 25-27) y dar su vida para salvar a la humanidad (Mc 10, 45).
La autoridad de Jesús proviene de su gran humanidad y personalidad, como verdadero hombre, y de su divinidad, como Hijo de Dios.
Así lo comunica después de su resurrección: «Se me ha dado todo poder en el cielo y la tierra» (Mt 28, 18).

2.3 La autoridad de la Iglesia

Jesús depositó y delegó su autoridad a sus discípulos (Mc 3, 15) y a la Iglesia: «Quien a vosotros escucha, a mí me escucha» (Lc 10, 16).
Este poder es para servir, tratar a todos como hermanos y colaborar en la misión de Jesús: «Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado» (Mt 28, 19-20).

2.4 La autoridad eclesial al servicio de la verdad.

La Biblia narra cómo Dios, por su gran amor, se revela en la Historia de la Salvación, cuyo centro y mayor verdad es Jesucristo: «Yo soy el camino y la verdad y la vida» (Jn 14, 6). Una tarea de la jerarquía de la Iglesia es interpretar correctamente la verdad de la revelación de Dios, que se conserva en la Biblia y en la Tradición de la Iglesia.
A esta tarea se le llama Magisterio de la Iglesia.
Para la Iglesia católica, la Tradición, la Biblia y el Magisterio están unidos y sirven para enseñar e interpretar la revelación: «Dios, nuestro Salvador, que quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

2 Completa las frases en tu pc:
a) La Iglesia tiene una autoridad al servicio de …
b) En la Biblia, la autoridad …
c) La autoridad de Jesús de Nazaret se expresa en … Y proviene de …
d) La autoridad de la Iglesia católica es para … Y su jerarquía está formada por …
e) Jesús depositó y delegó su autoridad a …
f) Para la Iglesia católica, la Tradición, la Biblia y el Magisterio están unidos y sirven para …